Alimentos fermentados

Alimentos fermentados

Hay evidencias que indican que civilizaciones antiguas ya utilizaban el fermentado en algunos alimentos, ya que era una forma de conserva. Y en casi todas (por no decir todas) las civilizaciones tienen algún alimento fermentado que consumen de forma habitual.

Y, ¿qué es un alimento fermentado?

Son alimentos que se han sometido a un proceso de lacto fermentación en el que las bacterias naturales se alimentan del azúcar y del almidón en los alimentos que crean el ácido láctico. Este proceso conserva los alimentos y, además, crea enzimas beneficiosos y cepas de probióticos, entre otros. Tanto las enzimas como los probióticos son beneficiosos para nuestros intestinos, ya que alimentan a los miles de millones de bacterias que viven allí, gracias a las cuales podemos digerir y absorber micro-nutrientes.

Los alimentos fermentados a parte de conservarse durante un largo período de tiempo tienen beneficios para nuestros intestinos.

  • Probióticos: equilibran la bacteria de los intestinos, ya que los probióticos son bacteria muy beneficiosa y compensan la que no lo es tanto, pero también necesitamos y de la que normalmente ya disponemos. Por ello, mejoran la digestión, la salud de los intestinos, y aumentan la inmunidad.

  • Se absorbe mejor la comida: el hecho de disponer de más enzimas en los intestinos, estas ayudan a la absorción de los alimentos, ya que son los responsables de romper las cadenas hasta convertirlos en micro-nutrientes absorbibles por los intestinos.

  • Parece ser que regulan el apetito, reducen los antojos de azúcar y de los carbohidratos.

  • También ayudan a equilibrar el exceso de candidiasis

En palabras de Sandor Katz, ‘la bacteria en nuestros intestinos nos permiten la vida. No podríamos vivir sin la bacteria’. Así pues, hay que cuidarla.

Estos son algunos de los alimentos fermentados que te recomiendo:

  • Cucrut o sauerkraut (en alemán)

    Es una comida hecha con col fermentada con sal y agua. Es un alimento muy antiguo y está en la mesa casi a diario de varias culturas. Este alimento es muy fácil de preparar en casa, pero también se puede adquirir en varias tiendas. Contiene mucha fibra, magnesio y calcio.

    Se pueden comer como acompañamiento de proteína animal, o en ensaladas o cremas.

  • Pickles

    Los pickles son verduras que se fermentan de forma parecida al chucrut. Se consume igual que este. Contienen muchos minerales, como el hierro, magnesio, potasio, fósforo y calcio. Ayudan a mejorar la digestión por su contenido en probióticos. Este alimento podía encontrarse en la Índia hace unos 4000 o 5000 años. Utilizaban este método de fermentación como forma de conservar las verduras.

  • Kombucha

    La kombucha es una bebida normalmente hecha con te negro y azúcar. Cuando se fermenta es una bebida carbonizada que contiene enzimas, probióticos, vitaminas del grupo B y una alta concentración de ácidos. Beberlo todos los días mejora la digestión y aumenta la energía. Esta bebida se puede preparar en casa, pero es algo complicado. Actualmente en el mercado se pueden encontrar varias marcas que la preparan y de distintos gustos.

  • Kéfir de leche (mejor de cabra u oveja) o de agua

    El kéfir de leche es una bebida láctea llena de probióticos. Te recomiendo la de cabra u oveja y sólo si te sienta bien la leche. De no ser así, prueba el kéfir de agua, ya que no tiene ninguna contra indicación a nivel de alergias o intolerancias. La puedes hacer en tu casa con nódulos que se venden o también hay alguna marca que ya la comercializa preparada y está muy rica.

  • Yogurt

    Si quieres aprovechar todos los beneficios del yogurt, este tiene que ser sin ningún tipo de sabor, ni edulcorante. Tiene que ser blanco y comerlo sin nada añadido. Y, a poder ser, ecológico. Igual que el kéfir de leche, te recomiendo de cabra u oveja. Este es uno de los probióticos más consumidos.

¿Cuál crees que puedes añadir tu alimentación y no te resulte complicado? O, ¿cuál te apetece probar que no hayas probado?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *