Rutinas mañaneras

 

Hace unos días compartí en las redes sociales una frase que leí en un libro de Louise Hey:

Lo que hacemos durante la primera hora determina lo que experimentamos el resto del día.

Pues decidí que quería enseñaros algunas pautas de salud, para que podáis aplicar lo que mejor os vaya. Así pues, no se trata de hacerlo todo, si no de ver qué te funciona realmente y qué sí puedes llevar a cabo siendo realista.

Hay que tener en cuenta el tiempo del que dispones, y qué es lo que más te apetece hacer, para que no abandones fácilmente.

Rutinas de preparación del cuerpo

 

Después de ir al baño, esta rutina sería la siguiente. Con este cepillo se limpia la parte blanca de encima de la lengua. Esta pasta blanca es de restos de alimentos y bacterias. Es muy importante hacerlo antes de beber agua.

Otra opción a hacer a primera hora de la mañana es la de utilizar aceite de coco como enjuague. La finalidad es la de eliminar las bacterias de tu boca y dejarla bien limpia. Tienes que introducir una cucharada de aceite de coco en tu boca y llevarlo por todos los rincones de esta durante 20 min. Al acabar, hay que tirarlo al inodoro y nunca tragarlo. Después se tienen que cepillar los dientes.

Esta rutina puede hacerse después del limpiador o del enjuague. Se trata de mezclar agua templada con medio limón exprimido y añadirle una cucharadita de hierba de trigo. Esta hierba tiene un gusto un tanto especial, así que empieza por poca cantidad para que te vayas acostumbrado.

Gracias al limón y el agua templada, tus órganos relacionados con la digestión van a ponerse en marcha para el día y va a ayudar con la eliminación matutina.

La hierba de trigo nos ayuda a eliminar toxinas del cuerpo. Importante: si tienes amalgamas en tu boca, no consumas hierba de trigo. Puedes hacer la misma rutina sin esta hierba de trigo. De todas formas, si tienes amalgamas en tus dientes, te recomiendo que te las cambies cuanto antes. Son muy tóxicas!

  • Agua con vinagre de manzana

El procedimiento de esta rutina es parecido al agua con limón. Hay que mezclar agua templada con una cucharada de vinagre de manzana. Otra opción es la de beber un mini chupito de manzana, o mezclarlo en 1’5l de agua e ir bebiéndolo a lo largo del día.

Algunos de los beneficios, según el Dr. Axe, son: desintoxica el cuerpo, ayuda a perder peso, ayuda a eliminar cándidas, es fungicida o equilibra el pH de la sangre.

  • Enema de café con irrigador (recomiendo café ecológico)

Para hacer un enema de café hay que estar en ayunas. Se puede hacer por la mañana, o por la noche.

Se prepara un poco de café (menos de una taza), se mezcla con 1’5 l. de agua templada y se añade al irrigador. Asegúrate que no haya aire en el tubo, si no el agua no bajará.

Tienes que tumbarte al suelo, hacia el lado derecho e introducir el tubito más largo del irrigador lubricado en el ano. Cuando se haya introducido todo el líquido al interior del cuerpo, esperar mínimo 5 minutos antes de sentarse en el inodoro para sacar todo el contenido.

Se recomienda hacer dos o tres veces por semana.

Si ves que te cuesta introducir 1’5l de agua, puedes empezar con menos cantidad, por ejemplo, 0’5l.

  • Desayuno nutritivo

Te propongo distintos desayunos que te darán energía para toda la mañana. Si haces deporte, tendrás que adecuarlo a tus necesidades. Para no aburrirnos, mejor ir cambiando:

  • Batido verde
  • Tostadas de amaranto o algún pan integral con tortilla, huevo, salmón marinado, aguacate, jamón, etc.
  • Huevos duros, fritos, pochados, en tortilla, etc. con aguacate
  • Si quieres ideas de desayunos veganos, te recomiendo este libro de Núria Roura.

Rutinas físicas

 

  • Estiramientos

Busca algún profesional que te enseñe a estirar bien el cuerpo, para no hacerte daño.

Es bueno estirar el cuerpo a primera hora de la mañana, pero también después de hacer deporte, y a lo largo del día. Sobre todo, si estás muchas horas sentado en el ordenador.

  • Yoga

El yoga es uno de los ejercicios físicos que más ayuda a estirar el cuerpo, además lo fortalece y lo desbloquea. Si ya tienes experiencia con el yoga, es muy bueno introducir una rutina por las mañanas con estiramientos, algunas posturas y respiraciones.

Si no has hecho nunca esta actividad física, mejor aprenderla por un buen profesional, para no dañarte. Para nada te recomiendo que lo aprendas por tu cuenta. Mejor tener a alguien que te ayude a corregir las posturas, y a sacar más provecho de la sesión.

Anteriormente he hablado de los beneficios de saltar en el mini trampolín y cómo hacerlo. Tienes el enlace en el título de este apartado. Esta rutina sería para alternar con el yoga, pero se puede hacer después o antes de los estiramientos.

  • Salir a andar, a correr o hacer una clase en el gimnasio

Si ya tienes un ritmo físico, puedes alternar las opciones anteriores con estas ya más exigentes. De todas formas, no te olvides de estirar bien el cuerpo después de hacer esta rutina.

Salir a andar no significa salir a paso ligero y hablar con las amigas, hay que coger ritmo que casi no te deje hablar.

En toda actividad física, asegúrate que vas cambiando el ritmo y la intensidad, ya que, si el cuerpo se acostumbra, no vas a trabajar tanto.

Se trata de sentarte (sin dormirte) en un espacio tranquilo, cierras los ojos y respiras. Es así de sencillo y así de complicado. La finalidad simple es la de centrarte en ti, y para ayudarlo hay que centrarse en la respiración. Si vienen pensamientos, hay que dejarlos pasar, y volver a la respiración.

Otro uso de la meditación es utilizarlo para visualizar el día, algún acontecimiento importante del día o de la semana, o disolver alguna percepción desequilibrada con la ayuda del Método Demartini.

 

Rutinas de coaching

 

  • Páginas matinales (Morning pages)

Esta rutina, aunque no lo parezca, no requiere de mucho tiempo. Cuando todavía estás medio dormido, antes de hacer nada, de nada, se trata de coger una libreta y escribir.

¿Qué escribir? Escribir. Fluir con los pensamientos, las ideas y escribir. Este es un ejercicio de creatividad y de autoconocimiento.

El rato que debes de pasar escribiendo, depende del que tengas y de las ganas que tengas de escribir. ¡Tú decides!

Esta rutina se puede alternar con la meditación.

  • Revisar calendario y tareas del día

Es importante visualizar el día a primera hora de la mañana. Para ello, revisar el calendario, las tareas del día. Es un momento para organizarte, y tener en cuenta cómo vas a vivir este día y que no se te olvide nada importante.

 

,

Relación Cuerpo Mente

 

Está claro que hay una relación cuerpo mente, es decir, la mente tiene un efecto directo sobre el cuerpo. En el libro ‘Cúrate: una incursión científica en el poder que ejerce la mente sobre el cuerpo’ de Marchan  se pueden encontrar múltiples ejemplos de estudios que prueban esta relación.

¿Qué significa que la mente y el cuerpo están relacionados?

Pues significa que nuestra psicología gobierna nuestro sistema inmunitario. Nuestra psicología, lo que pensamos, lo que sentimos, tiene un efecto directo en nuestro cuerpo, ya que produce reacciones químicas que tienen consecuencias.

Todos vivimos según nuestras prioridades de vida. Clic para tuitear

No necesitamos motivación cuando llevamos a cabo alguna tarea relacionada con nuestras prioridades de vida de más arriba de nuestra lista de prioridades, ya que nos sentimos motivados desde dentro. Si la tarea tiene que ver con nuestras prioridades más bajas en nuestra lista, necesitaremos motivación y premios para llevarlo a cabo.

Por ejemplo, una de mis más altas prioridades es el desarrollo personal. Cuando yo tenga en mis manos poder hacer un curso relacionado en este, o pueda leer un libro, etc. me voy a sentir inspirada por ello. Nadie va a tener que recordarme que debo estudiar, ir al curso o leer. Pero si la tarea está relacionada con limpiar la casa, voy a procrastinarla hasta que ya no me quede más remedio, a no ser que antes haya percibido algún tipo de motivación o premio.

Cuando percibimos que nos retan las prioridades de vida más altas en la lista, activamos el sistema simpático de nuestro cuerpo. Y cuando percibimos soporte en ellas, activamos el sistema parasimpático de nuestro cuerpo. Dependiendo de si activamos uno u otro, generamos unas hormonas u otras, con lo que vamos a sentirnos de formas distintas: eufóricos, tristes, con energía, sin ganas de nada, etc.

Y lo que pase en nuestro cuerpo, si activamos un sistema u otro, depende de cómo filtramos la realidad, la cual tiene un efecto directo en lo que percibimos y nuestras prioridades de vida.

Activación del sistema simpático o parasimpático

Cuando percibimos retos, activamos el sistema simpático, es decir, nuestro cuerpo se prepara para la huida o la lucha. Cuando percibimos soporte, activamos el sistema parasimpático, nuestro cuerpo se dedica a la relajación, la nutrición, la absorción y la eliminación. Ambos sistemas se complementan, los dos son necesarios para nuestro desarrollo y nuestra expansión, y siempre tenemos alguno de los dos activado.

El problema surge cuando uno de los dos está más tiempo activado que el otro. Y empeora cuando es de forma permanente, ya que acabamos creando cambios físicos en el funcionamiento de nuestras células, y nuestras hormonas.

Las hormonas que producimos son diferentes dependiendo de las percepciones y del sistema que activamos.

Cuando sentimos tenemos síntomas físicos, como dolor de cabeza, de barriga, alguna molestia, nos indica que nuestras percepciones no están equilibradas. Estamos percibiendo más retos o más soporte, cuando en realidad recibimos ambos a la vez.

Los síntomas nos indican como estamos realmente. Así que es importante escuchar los síntomas. Si no los escuchamos, los síntomas van a ser mayores para que nos demos cuenta de ello. Si optamos por apagar estos síntomas, no estamos solucionando el problema de raíz que tenemos. Y este problema va a seguir creándonos síntomas.

¿Qué podemos hacer?

Por un lado, te recomiendo alguna actividad física que te conecte con tu cuerpo. Que te de la opción de detectar rápidamente cuando algo físico no está bien. Para ello, puedes hacer:

  • Yoga (cualquier tipo, prueba y escoge el que te vaya mejor)
  • Pilates
  • Respiraciones

Por otro lado, te recomiendo:

  • Conocerte: por ejemplo, hacer el cuestionario de las Prioridades de Vida
  • Observar tu relación con tu alrededor: ¿percibes soporte o retos de la gente que te rodea? Detéctalo y disuélvalo con el Método Demartiniâ.

Alimentos fermentados

Hay evidencias que indican que civilizaciones antiguas ya utilizaban el fermentado en algunos alimentos, ya que era una forma de conserva. Y en casi todas (por no decir todas) las civilizaciones tienen algún alimento fermentado que consumen de forma habitual.

Y, ¿qué es un alimento fermentado?

Son alimentos que se han sometido a un proceso de lacto fermentación en el que las bacterias naturales se alimentan del azúcar y del almidón en los alimentos que crean el ácido láctico. Este proceso conserva los alimentos y, además, crea enzimas beneficiosos y cepas de probióticos, entre otros. Tanto las enzimas como los probióticos son beneficiosos para nuestros intestinos, ya que alimentan a los miles de millones de bacterias que viven allí, gracias a las cuales podemos digerir y absorber micro-nutrientes.

Los alimentos fermentados a parte de conservarse durante un largo período de tiempo tienen beneficios para nuestros intestinos.

  • Probióticos: equilibran la bacteria de los intestinos, ya que los probióticos son bacteria muy beneficiosa y compensan la que no lo es tanto, pero también necesitamos y de la que normalmente ya disponemos. Por ello, mejoran la digestión, la salud de los intestinos, y aumentan la inmunidad.

  • Se absorbe mejor la comida: el hecho de disponer de más enzimas en los intestinos, estas ayudan a la absorción de los alimentos, ya que son los responsables de romper las cadenas hasta convertirlos en micro-nutrientes absorbibles por los intestinos.

  • Parece ser que regulan el apetito, reducen los antojos de azúcar y de los carbohidratos.

  • También ayudan a equilibrar el exceso de candidiasis

En palabras de Sandor Katz, ‘la bacteria en nuestros intestinos nos permiten la vida. No podríamos vivir sin la bacteria’. Así pues, hay que cuidarla.

Estos son algunos de los alimentos fermentados que te recomiendo:

  • Chucrut o sauerkraut (en alemán)

    Es una comida hecha con col fermentada con sal y agua. Es un alimento muy antiguo y está en la mesa casi a diario de varias culturas. Este alimento es muy fácil de preparar en casa, pero también se puede adquirir en varias tiendas. Contiene mucha fibra, magnesio y calcio.

    Se pueden comer como acompañamiento de proteína animal, o en ensaladas o cremas.

  • Pickles

    Los pickles son verduras que se fermentan de forma parecida al chucrut. Se consume igual que este. Contienen muchos minerales, como el hierro, magnesio, potasio, fósforo y calcio. Ayudan a mejorar la digestión por su contenido en probióticos. Este alimento podía encontrarse en la Índia hace unos 4000 o 5000 años. Utilizaban este método de fermentación como forma de conservar las verduras.

  • Kombucha

    La kombucha es una bebida normalmente hecha con te negro y azúcar. Cuando se fermenta es una bebida carbonizada que contiene enzimas, probióticos, vitaminas del grupo B y una alta concentración de ácidos. Beberlo todos los días mejora la digestión y aumenta la energía. Esta bebida se puede preparar en casa, pero es algo complicado. Actualmente en el mercado se pueden encontrar varias marcas que la preparan y de distintos gustos.

  • Kéfir de leche (mejor de cabra u oveja) o de agua

    El kéfir de leche es una bebida láctea llena de probióticos. Te recomiendo la de cabra u oveja y sólo si te sienta bien la leche. De no ser así, prueba el kéfir de agua, ya que no tiene ninguna contra indicación a nivel de alergias o intolerancias. La puedes hacer en tu casa con nódulos que se venden o también hay alguna marca que ya la comercializa preparada y está muy rica.

  • Yogurt

    Si quieres aprovechar todos los beneficios del yogurt, este tiene que ser sin ningún tipo de sabor, ni edulcorante. Tiene que ser blanco y comerlo sin nada añadido. Y, a poder ser, ecológico. Igual que el kéfir de leche, te recomiendo de cabra u oveja. Este es uno de los probióticos más consumidos.

¿Cuál crees que puedes añadir tu alimentación y no te resulte complicado? O, ¿cuál te apetece probar que no hayas probado?

Hidrátate

Alimentos primarios y secundarios

Deliciosos y delicados frutos de la tierra

Hacer ejercicio casi sin esfuerzo

Beneficios de hacer un detox

Doce sucios y Quince limpios

Mi primer retiro