El ayuno

¿Quieres expandir tu vida en todos los sentidos?

Empieza tu transformación YA

¿New trend?

No… para nada!

Jesús, Platón, Aritóteles, Hippócrates y Gandhi (entre muchos otros) ya utilizaban la práctica del ayuno.

La verdad es que ya hace mucho tiempo que he ido oyendo hablar del ayuno, pero hasta hace solo unos meses que me puse a investigar un poco más sobre el ayuno, y hasta hace solo unas semanas que lo practica de forma más o menos regular.

De todas formas, antes de saltar a conclusiones bruscas e inapropiadas, déjame que te hable del ayuno y te contaré también cual es el que practico yo y el que recomiendo en mis sesiones privadas.

Otro punto importante antes de tomar ninguna decisión es que el ayuno es para personas adultas, mayores de 18 años, y sanas. Para nada está indicado para mujeres embarazadas, niños y adolescentes y personas mayores, y enfermas.

¿Qué es el ayuno?

El ayuno es cuando privamos al cuerpo de alimentos durante un período específico de tiempo. Dependerá del tipo de ayuno que se lleve a cabo, las indicaciones serán distintas. El ayuno es una forma de detoxificar el cuerpo. Es darle la opción de hacer un detox, un descanso para que este pueda activar el sistema parasimpático del sistema nervioso central y pueda aprovechar para reparar, absorber y eliminar.

Si prefieres hacer un detox online, en esta página tienes más información.

Y tipos de ayuno

1. Ayuno de agua

Este ayuno es el más estricto y NO está recomendado bajo ningún concepto de hacer sin una supervisión médica y control diario. Normalmente estos ayunos se realizan en centros especializados con mucha supervisión de expertos facultativos.

El ayuno de agua consiste en eliminar todo tipo de alimentación y de bebidas, excepto el agua. Es decir, durante los días del ayuno se ingiere únicamente agua.

La duración de este ayuno puede ser de 1 a 3 días, de 3 a 7 días, o de 7 a 10 días, dependiendo de la práctica y los objetivos de cada uno.

Además, durante este ayuno no se hace vida normal. Hay que hacer un pequeño retiro porque el cuerpo va a pedir mucho descanso.

Si quieres más información sobre el ayuno de agua, te recomiendo la lectura del libro Fasting de Paul Bragg.

Mima a tu cuerpo. Es el templo en el que vas a vivir toda tu vida. Si no lo cuidas, ¿dónde vas a vivir? Clic para tuitear

2. Ayuno de zumos y caldos

En este caso, durante el ayuno sí que hay ingesta de alimentos, aunque en forma de zumos y caldos. También se pueden ingerir infusiones, te verde, te rojo o te blanco. Pero nada más.

Es recomendable hacer una preparación más mental, para hacer el ayuno más llevadero. Ya que si no estás acostumbrado a no masticar y no llenar el estómago, puede ser un poco duro. Lo recomendable sería probar de empezar con días sueltos, y más adelante ya puedes alargar hasta 7 días.

El funcionamiento de este ayuno es que a lo largo del día puedes ingerir caldos, zumos e infusiones, un poco según la necesidad de cada uno. Es importante que los zumos sean de verduras y no de frutas. Se puede añadir una pieza de fruta con un bajo índice glucémico, por ejemplo.

Para este ayuno también es recomendable hacer una vida más tranquila. Cuanta más tranquilidad tengas en estos días de ayuno, más efectivo será en tu cuerpo y en tu mente. Lo que sí que se recomienda es hacer ejercicio suave tipo senderismo, yoga, pilates, etc.

Existen también centros en los que se puede llevar a cabo este tipo de ayunos. Muchas veces, ir a un centro, es una inversión económica, pero es más fácil poder realizar el ayuno.

Para más información sobre este y otros tipos de ayuno, te recomiendo este libro de Edgar Barrionuevo.

3. Ayuno Intermitente

Este tipo de ayuno es el más llevadero de los tres y es el que yo recomiendo a mis clientes.

Las pautas para hacer el ayuno intermitente es de dejar de comer durante 12 a 16 horas. Normalmente se cena temprano y se hace la primera comida del día una vez han pasado estas horas. Hay algunas personas que prefieren dejar de ingerir alimentos en la cena y hacen el ayuno desde la comida o merienda hasta el desayuno.

Durante estas horas de ayuno hay que beber mucha agua, y también se pueden beber caldos vegetales y algún zumo de verduras.

El efecto del ayuno intermitente es a más largo plazo. En el caso del ayuno de agua y el de zumos y caldos, el efecto es más rápido. De todas formas, el ayuno intermitente se puede realizar de forma periódica todos los días, o varios días a la semana y durante todo el año!

Beneficios del Ayuno

Es importante siempre escuchar bien al cuerpo. Decidir si es realmente un buen momento o no hacer un ayuno, ya que hay que estar preparado a nivel mental. Y también decidir si nos estamos sintiendo bien durante el ayuno. Nunca es bueno forzar nada. Y para recibir los mayores beneficios, hay que estar convencidos.

Los beneficios del ayuno son muchísimos. Dependerá del ayuno que hagas, los beneficios serán más rápidos o más a largo plazo.

  • Descanso intestinal y estomacal
  • Se elimina mucosidad
  • Reduce la inflamación interna
  • Promueve la hormona del crecimiento (para estar sanos durante más años)
  • Reduce el hambre
  • Depura toxinas
  • Es una puesta a punto para el cuerpo
  • Mente clara
  • Favorece el descanso
  • Aumenta la energía
  • Repara las células
  • Previene la aparición de enfermedades cardiovasculares, cancer y diabetes

¿Quieres expandir tu vida en todos los sentidos?

Empieza tu transformación YA

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.